lunes, 24 de octubre de 2011

Escuela Normal Superior " Leonor Alvarez Pinzón"





HISTORIA

La Escuela Normal Superior “Leonor Álvarez Pinzón” es una institución oficial de carácter educativo.
Hunde sus raíces en la Ley 204 del 4 de noviembre de 1873, emanada de la Asamblea Legislativa del Estado Soberano de Boyacá. Inició tareas el 5 de mayo de 1875 con 28 estudiantes, bajo la dirección de la ilustre pedagoga Inocencia Nariño.
A través de su historia ha liderado la formación de mujeres y hombres que han incidido en el desarrollo educativo, social, político y económico de Boyacá y Colombia. Prueba de ello es el desempeño exitoso que han tenido sus egresados en el quehacer cotidiano de la escuela y/o en los roles profesionales o personales que han asumido.
Durante las diferentes épocas de su trayectoria educativa, la estructuración y desarrollo del Plantel se han dinamizado, cumpliendo no sólo con las políticas del Ministerio de Educación Nacional sino, ante todo, enfatizando en la orientación de estudiantes quienes con su testimonio son agentes de cambio. Pedagógicamente, su acción ha sido loable: ha irradiado sus vivencias a lo largo y ancho del país; las dos primeras décadas se caracterizaron por la formación de estudiantes de una gran voluntad, orientadas a asumir responsablemente el papel de la mujer en el hogar y en la escuela. Este pensamiento, unido al orden y la regulación provenientes del estricto cumplimiento del reglamento, permitieron el progreso de la Escuela Normal y la preparación de magníficas institutoras que dirigieron por muchos años los destinos educacionales del Departamento.
En la década de 1880 a 1890, según el testimonio de egresadas la Normal alcanzó altísimo nivel académico. El desarrollo intelectual de las estudiantes fue valorado y muy bien reconocido por los docentes, quienes las estimulaban permanentemente y les daban la oportunidad de demostrar sus habilidades, seleccionando para las pruebas finales los temas de acuerdo con los intereses de las estudiantes, porque aseguraban que en cualquiera “lucirían maravillosamente”.
En la década de 1880 a 1890, según el testimonio de egresadas la Normal alcanzó altísimo nivel académico. El desarrollo intelectual de las estudiantes fue valorado y muy bien reconocido por los docentes, quienes las estimulaban permanentemente y les daban la oportunidad de demostrar sus habilidades, seleccionando para las pruebas finales los temas de acuerdo con los intereses de las estudiantes, porque aseguraban que en cualquiera “lucirían maravillosamente”.
Al iniciar el siglo XX, la Normal permaneció cerrada a consecuencia de la Guerra de Los Mil Días. Una vez reiniciadas las labores (1904), las directivas y profesores continuaron la tarea formativa sin descuidar ningún aspecto. Inculcaron permanentemente el sentido de responsabilidad, el amor a la verdad, la pulcritud en la presentación personal, los buenos modales y la necesidad de una sólida preparación intelectual. Daban gran importancia a la música y a la celebración de las fiestas patrias. La señora Leticia Ulloa de Forero, rectora dinámica y protagonista de este ideal, fue reconocida con la Cruz de Boyacá por el Gobierno Nacional, galardón que declinó debido a quebrantos de salud que le impidieron dirigirse a la capital para recibirlo; como homenaje póstumo, el Gobierno de Boyacá expidió decreto “exaltando su talento y sus virtudes como abnegada servidora de la educación”.
De 1922 a 1925, la Normal no funcionó. En 1926, la señora Ana Rosa Segura de Fajardo, pedagoga de delicada y profunda vocación y miembro de la Academia de Historia de Boyacá, dirigió los destinos de esta Institución; infundió en sus estudiantes el amor por la labor docente y la necesidad de colaborar con los niños de la calle. En el cuatrienio 1927 a 1930, la rectora, señorita Evangelina Zambrano, dama estricta y de gran preparación intelectual, tomó la decisión de suspender el internado por razones disciplinarias. Narran sus estudiantes que las obligaba a realizar pesadas caminatas y cumplir fielmente las normas disciplinarias. En sus últimos días estuvo privada del don de la vista y murió en relativo abandono. En 1932, la señorita Ana María Toscano, educadora progresista y dinámica, implementó los métodos de la Escuela Nueva, en boga por ese entonces en Europa.
Escribió el libro “Leamos nosotras”, donde enfatizó sobre la educación de la mujer. La Normal sirvió de campo de experimentación de los primeros licenciados de la Universidad Pedagógica de Tunja, bajo la suprema dirección del Doctor Julius Sieber. En el período comprendido entre 1934 y 1946, la Normal, inmersa en el Colegio Departamental Femenino, asumió el carácter pedagógico, enmarcada en el ideal de respeto y sabiduría. Se propició el diálogo, valorando el derecho a la opinión y la justicia. En 1946, el Ministerio de Educación Nacional fundó en Tunja la Escuela Normal de Institutoras, dirigida por la señorita Irene Jara, una de las educadoras más notables del país y primera mujer en ocupar el cargo de Viceministra de Educación. Dirigió las actividades del ICOLPE. En el año de 1948, en la administración de la señora Emma Rosas de Ospina se diseñó la bandera de la Escuela Normal y se editó la revista “Irradiaciones”. En la década de los 60 y mediados de los 70, bajo la infatigable labor de la señorita Leonor Álvarez Pinzón, la Escuela Normal se mantuvo a la vanguardia de la educación boyacense.
En esta época se le imprimió a la formación un carácter dinámico; a sus aulas acudieron mujeres de los más recónditos lugares de Colombia con el firme propósito de prepararse como personas íntegras, mujeres portadoras de los más altos ideales y pedagogas de acendrada vocación. Se dio gran importancia a los aspectos académico, pedagógico y disciplinario; se fomentó la formación de hábitos y valores personales y sociales. El deporte, las actividades artísticas, culturales y de proyección comunitaria, alcanzaron altos niveles. En 1971 se inició el Bachillerato Académico. El 7 de junio de 1974 falleció la señorita Leonor Álvarez Pinzón.
La comunidad normalista, y en general la sociedad tunjana, lamentaron su ausencia física, pero su espíritu dinámico y progresista, su temple y semblanza moral, su rectitud y justicia, permanecerán por siempre en quienes tuvieron la fortuna de conocerla. Sucedió a la señorita Leonor la licenciada Ana Matilde Barrera de Niño, quien durante veinte años dirigió los destinos de la Escuela Normal, proyectando inquietudes e innovaciones pedagógicas. En 1981, la Institución fue seleccionada como Normal Demostrativa para el Oriente Colombiano.

LA VISIÓN
La Escuela Normal liderará el desarrollo de procesos para el aprendizaje y la integralidad del ser humano a partir de la investigación pedagógica, científica y tecnológica.
LA MISIÓN
Formar maestras cualificadas a través de experiencias pedagógicas...
científicas y tecnológicas innovadoras para que se proyecten creativamente a una sociedad cambiante.
HIMNO 
Letra y Música: Maestro José Jacinto Monroy Franco
Arreglos, Orquestación y Grabación: Maestro Germán Moreno Sánchez
Con la lumbre de Dios, en la cima,;
Resplandece la Escuela Normal;
Forjadora de Nobles Maestras,
Con carácter y un firme ideal.
Es del niño y la Patria futura,
defensora con fe y con amor,
de valores, de ciencia y cultura,
de Grandeza, Justicia y Honor.
Es la Normal
Leonor Álvarez Pinzón,
La fuente viva
Que me da la inspiración,
Para innovar
Y enfrentar la realidad,
Y transformar
Con la luz de la verdad.
Siempre estará
dentro de mi corazón,
el ara sacra
de su laudable Misión;
al contemplar
el sol de su inmensidad;
se eleva mi alma
y alcanza la eternidad
BANDERA 
Diseñada por la rectora señora Emma Rosas de Ospina, en 1948. Está confotmada por 3 triángulos de color azul oscuro en el centro incrustado en los dos de color claro. La franja azul oscura representa la profundidad de los saberes y la exploración incesante del conocimiento; la franja azul claro significa la mentalidad abierta de la comunidad normalista y la búsqueda de autenticidad del ser

ESCUDO

 La Escuela Normal Superior Leonor Álvarez Pinzón, adoptó algunos elementos del escudo de la ciudad de Tunja como remembranza a su pasado histórico “Cuna y Taller de la Libertad”, símbolo de cultura. ...
y trayectoria estudiantil. 
El escudo de forma heráldico: hispano – Francesa, en la parte superior del heraldo se encuentra la inscripción Tunja.
LA CORONA, la caracteriza como institución líder en la formación de maestras.

EL ÁGUILA con sus alas extendidas, simboliza la acogida a la población estudiantil.

 LAS CABEZAS DEL ÁGUILA, representan la grandeza del SER y del SABER.

El heraldo se encuentra dividido por una franja donde se resalta el nombre de la institución “NORMAL SUPERIOR LAP”. La parte superior izquierda, de color azul oscuro, simboliza la profundidad de los saberes y la exploración incesante del conocimiento.
La parte inferior derecha, de color azul claro, simboliza la mentalidad abierta de la comunidad normalista y la búsqueda de la autenticidad del SER. En esta franja se encuentra un libro abierto que describe la edificación del futuro y hacia la parte inferior derecha, una lámpara con llama que significa la luz del conocimiento.

FORMACIÓN COMPLEMENTARIA 
Nuestra hermosa Escuela Normal es una de las instituciones educativas más significativas de la ciudad de Tunja.
La Escuela Normal Superior “Leonor Álvarez Pinzón” de Tunja, comprometida con la orientación de procesos formativos, pedagógicos, académicos e investigativos encaminados a promover el desarrollo humano integral de las estudiantes de Preescolar, Básica, Media y Programa de Formación Complementaria, revisa y reestructura el PEI con el propósito de dar respuesta a las necesidades y expectativas del contexto y generar cambios significativos en cada uno de sus actores, para que se proyecten dinámica y creativamente en una sociedad que se transforma permanentemente.

2 comentarios:

  1. En los años comprendidos de 1982 a 1987, tuve la oportunidad de gozarme en esta hermosa institución entre el saber de la Academia y las aventuras y travesuras de mi niñez y adolescencia con mis compañeras de estudios, unas MAESTRAS y MAESTROS que ya nunca se encontraran, formaro mi carácter fuerte y decidido y formaron un grupo de mujeres que hoy estamos en diferentes posiciones de liderazgo e importancia en nuestros lugares de origen, esa fría Tunja nos acogió y y las Aulas de la Normal Nacional para Señoritas Leonor Alvarez Pinzón, nos brindó el calor de hogar que Maestras y Maestros y personal Administrativo y de Servicios Generales nos brindaron, adquirimos conocimientos invaluables en todos los aspectos, que comparados con muchos estudiantes de las nuevas generaciones...da verguenza lo de hoy y se siente el orgullo de haber recibido una muy buena educación. Amo a mi Normal y mis Maestros y Maestras y desde donde me encuentro he entendido el porqué de sus regaños, les mando mil abrazos y besos y que Dios los bendiga, a Chepita, las Hermanitas Jaramillo, Cristina, Darío, Gabriel, Luis Miguel, Rosita Cruz, Marthica, Marlencita de Cano -le cuento que ahora hasta las Tablas de Multiplicar ahora si se me olvidaron y como es fácil sacar el soplete, el celular lo soluciona todo...jajaja, mi coco fueron las matemáticas, el algebra, terrorrrrrr...siempre decía que no las necesitaría y así a sido, cuando necesito hacer cuentas le pido el favor a alguien...no cierto? me he dedicado a organizar archivos, a organizar información para dentro de unos años ponerme a escribir la Historia de mi pueblo, de mi Casanare y por ahí los colegas periodistas me dicen jocosamente "la dama de los archivos" Y ALGUIEN ME POSTULÓ EN EL 2011 al Premio Nacional de Archivos Jorge Palacio Preciado quedé entre los tres nominados ero no lo logré porque no envíe todos los soportes a tiempo, sigo enamorada de la lectura, terminé mi Licenciatura en Ciencias Sociales y me incliné por la Archivística, estudie Comunicación Social y hoy día estoy estudiando Ciencias de la Información, Biblioteología y Archivística. Siempre llevo en mi corazón las enseñanzas y las oportunidades que me brindó mi Normal Femenina, mis Maestros y Maestras, mis amadas COMPAÑERAS, besos, abrazos y mil bendiciones.

    PILAR ROJAS...se acuerdan la que decía poesías y dirigía el periódico del Colegio...

    ResponderEliminar
  2. Siempre llevo en mi corazón las enseñanzas y las oportunidades que me brindó mi Normal Femenina, mis Maestros y Maestras, mis amadas COMPAÑERAS, besos, abrazos y mil bendiciones. Que palabras mas hermosas, las copié para enaltecerlas y enaltecer el Colegio que como dice Pilar, formo mi character y esa pujanza de mujer Boyacence. Desde Ottawa Canada para el cuerpo Directivo de la Normal y mi gente bella que termino en 1991.
    Se les quiere y es GRATIS!
    Sonia Estupinan

    ResponderEliminar